viernes, marzo 23, 2012

Las de Barranco (1908 / 2012) de Gregorio de Laferrére





Gregorio de Laferrere escribe Las de Barranco como un monólogo para la actriz característica Orfilia Rico1, a quien admiraba y consideraba profundamente. Cuidadoso del texto y de la palabra, era a la única que le permitía “morcillar”, es decir, introducir en plena escena, algún bocadillo de su factura. Viendo que la idea daba para más, surge luego la obra como la conocemos, con sus personajes livianos tan cercanos al vaudeville, y con sus personajes centrales que llevan adelante, con la figura de Doña María como centro, la tensión dramática que se plantea en esa familia de clase media baja por la supervivencia. Porque si en otras comedias de la época, tallaba el ser y el parecer de sus personajes, que querían aparentar un bienestar económico y social que no tenían, en la obra Laferrere va más allá y  son dos los nudos gordianos que la intriga desarrolla. Por un lado, la necesidad de vivir todos los días a cualquier costo y por otra parte, el lugar que ocupa la mujer en esa red que teje la sociedad, dejándola con escasos recursos para realizarse con decencia. En el entramado entre Doña María y sus hijas, Pepa, Manuela y Carmen, surge otra textura que es la relación entre Carmen y Linares, y la opción de seguir siendo un instrumento de la autoridad materna dentro de una casa que a vistas claras se derrumba, o escapar a través de una figura masculina que introduce otra línea de fuerza, ausente en ese territorio; a pesar de saber que su consecuencia es la estigmatización  de todos. Zaida Mazzitelli, como directora privilegia la primera cuestión y el punto de vista pasa por el personaje central de esa madre desaforada. La interpretación de Anabela Graciela Denápole, es contundente y recuerda a lo que uno puede recordar por las viejas películas argentinas del desempeño de las actrices del campo del actor nacional, es naturalmente verosímil, su Doña María es toda lo cínica, egoísta y ciega que se merece. La composición de Pepa que lleva adelante Lucía Scotto di Carlo, “muerde”, pasa de la furia a la ternura sin llegar al patetismo, y también uno siente que el texto la atraviesa, al igual que a Manuela, Laura Ledesma, que construye su tilinga con gracia y sin excesos. Los personajes que acompañan desde el coro los acontecimientos; Manuel Heredia, Maricel Vicente, Gustavo Brenta, María Cecilia Cabrera, Rubén Ramírez y Horacio Serafini, cumplen su rol con el ritmo esperado para una pieza que tiene como marco un género donde las entradas y salidas de personajes y sus equívocos son la regla a seguir. El personaje de Carmen, central en ese triángulo entre Doña María y Linares, como antes lo ha sido entre Doña María y cada uno de los posibles salvadores ocasionales, es por su ambigüedad de difícil factura. Entre la resignación y la obediencia, con algunos arrebatos de rebeldía sofocados por el deber filial, y liberados por el amor que finalmente le da la fuerza que le faltaba, requiere un grado de sutilezas que no siempre estuvieron presentes en María Eugenia Gómez y su criatura, incómoda en los momentos de retroceder ante el embate materno, se luce más cuando el dueto se establece desde el enfrentamiento decidido, y su actuación crece en los momentos finales con mayor naturalidad. Los personajes masculinos centrales, Morales, Alberto Romero y Linares, Matías Broglia, resuelven bien su rol, con más fuerza y credibilidad el primero que el segundo. En ese ir y venir incesante de los personajes que se muerden la cola unos a otros, en un último intento de Doña María de detener su fracaso, los pesados cortinados  como biombos son funcionales a la escenografía, que se inclinó por un minimalismo atemporal. No así el vestuario, que imponía, y sino del todo, anclaba la pieza en su fecha de estreno. Los sonidos en la extraescena, como así también las voces resumen de alguna manera un texto largo, que la dirección podó en algunos momentos, cerrando actos con la iluminación, cortando situaciones más extensas en la letra de la pieza. Laferrére, a través de una situación individual, la pensión de una viuda del capitán Barranco, pone en acto una realidad de su época que conocía muy bien. Denuncia sin alegato, sino haciendo vivir a sus personajes las dificultades y los sinsabores de una etapa del ser nacional que se construía entre un pasado de glorias confusas, y un presente indescifrable, en la creciente Buenos Aires cercana al Centenario.







Las de Barranco
de Gregorio de Laferrére. Elenco: Anabela Graciela Denápole, Manuel Heredia, María Eugenia Gómez, Maricel Vicente, Laura Ledesma, Lucía Scotto di Carlo, Alberto Romero, Gustavo Brenta, María Cecilia Cabrera, Matías Broglia, Rubén Ramírez, Horacio Serafini. Música original: Marcelo Salvati. Asesoramiento de vestuario: Karina Maliauskas. Diseño gráfico: Zaida Mazzitelli. Diseño de luces: Z. Mazzitelli / G.G. Miramón / R. Miguel. Asistente de sala e iluminación: Gastón G. Miramón. Asistente de dirección: Roxana Miguel. Dirección general: Zaida Mazzitelli.








Couselo, Jorge Miguel, 1998. “Orfilia Rico, actriz del costumbrismo” en Breviarios de Investigación Teatral. Año I, N· 1. Buenos Aires: AITEA (Asociación de Investigadores de Teatro Argentino)


1 Jorge Miguel Couselo dice en su artículo sobre la actriz: “Alrededor de Orfilia Rico se expande y culmina un preciso, bien definido capítulo: el del teatro costumbrista. Aparece como el necesario equivalente histriónico del autor refulgente del género: Gregorio de Laferrere. (…) con la Rico se abarca ese género dominante en su exclusiva extracción local, trasunta, a la vez, de fluctuantes formas de vida, de una época transicional y sus fricciones sociales entrevistas en el plano familiar. Hasta el obligado mutis de Orfilia Rico coincidirá con el agotamiento del costumbrismo del que fue su paradigma. (…) Venía de una familia de cómicos. Su abuelo paterno, Carlos Rico, era un barítono o tenor santafecino que actuaba en tiempos de Rosas. El padre del mismo nombre, era cantante de zarzuela y primer actor. La madre, Lorenza Bovone de Rico, se dedicó igualmente a la zarzuela y el sainete, alternando con el teatro en verso en compañías filodramáticas que mezclaban aficionados y profesionales. (…) En 1901 encontrabase en Montevideo la compañía de Don jerónimo Podestá, en tanto esta mujer vegetaba entre la vida familiar y el teatro discontinuo. Quiso la casualidad que en urgente reemplazo de Anita Podestá, una de sus hijas, enferma, don Jerónimo necesitara ajeno concurso. El autor de Los boqueños, la obrita que debía representarse, era Enrique de María, casualmente cliente del taller de planchado de la Rico. La recomendó y actuó con ese elenco pasó del Odeón al Cibils, donde apareció en Bohemia criolla del mismo autor, texto con debutaría oficialmente en Buenos Aires, en 1904. Se inauguró así su gran ciclo de actriz nacional, al contacto de la eclosión de nuevos autores. Éxitos y popularidad se sucederían sin retaceos. En mayo de 1908 fue el pico de Las de Barranco de Laferrére que consecutivamente se representó en 148 veces en el teatro Moderno (actual Liceo) Inusitado impactó en tiempos renovación casi diaria de cartelera. (Couselo, 1998, 9/13)




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails